¿El vino es bueno para la salud? Efectos positivos y controversias

¿El vino es bueno para la salud? Hay detractores que insisten en los efectos dañinos del alcohol y el riesgo y problema de la adicción. Por otra parte, están los que hablan de los beneficios y del poder antioxidante de los polifenoles. Como siempre la respuesta está en la moderación y la calidad.
¿El vino es bueno para la salud?
¿El vino es bueno para la salud? Intentemos aclararlo en lo posible. Está comprobado que los polifelones contenidos en el vino tinto tienen poder antioxidante, pero hay también otros factores en contra. Como siempre la respuesta está en la moderación y la calidad.

¿De qué vamos a hablar?

Los efectos negativos o positivos del vino son hoy fuente de gran debate. En gran medida y como siempre, mucho depende de la cantidad de ingesta y de la calidad del producto. El vino suele ser uno de los culpables de los fracasos de muchas dietas, especialmente de las caseras, por la sencilla razón que un litro de vino equivale a unas 750 Kcal aproximadamente.

También puede causar problemas hepáticos y otras enfermedades si se consume en grandes cantidades. Por otro lado, se sabe que un consumo moderado de vino puede reducir, gracias a la interacción entre varios componentes, el riesgo de enfermedades del corazón, además de tener un efecto positivo en la prevención de la arteriosclerosis y enfermedades coronarias.

Evidentemente el conocido dicho «el vino hace buena sangre» tiene algo de verdad pero sólo si se consume con moderación y conciencia y, sobre todo, si es de buena calidad.

Es curioso saber que sólo se puede definir como abstemio a quien bebe cantidades mínimas de alcohol, en ocasiones excepcionales, y no lo hace más de 5 veces al año, mientras que los bebedores moderados (aquellos que beben una copa por comida y no siempre), discretos (los que beben diariamente según las recomendaciones) y bebedores empedernidos habituales (los que superan o casi los 250-300 ml de alcohol al día, es decir, más de 3 copas de vino más un destilado).

Calorías de vino

  • Vino Tinto Seco de 90 a 130 kcal por copa (150 ml / 200 ml)
  • Vino Blanco Seco de 85 a 125 Kcal por copa (150 ml / 200 ml).

Algunos nutricionistas argumentan que el alcohol, al no estar incluido entre los principios nutricionales clásicamente reconocidos (azúcares, grasas, minerales, vitaminas y agua), no debe incluirse en las tablas de composición de alimentos ni debe considerarse en el cálculo de las necesidades diarias de sujetos sanos. Aunque las vitaminas y las proteínas no están demasiado presentes en el vino, sin embargo, si hay cantidades relevantes de sales minerales en todos los productos fermentados alcohólicos.

Es más, según bastantes expertos, el vino y las bebidas espirituosas, tendrían los hidratos de carbono (azúcares) como único principio nutricional. El alcohol tiene un alto poder calórico, de hecho, la combustión de 1 gramo desarrolla 7,1 calorías.

Cómo calcular las calorías

Para calcular con precisión cuántas Kcal hay en una copa de vino, es necesario hacer un cálculo: Marcar el número de grados alcohólicos escrito en la etiqueta de un vino, el expresado en volumen (%) y multiplicar el grado alcohólico de grados por 0,8 (gravedad específica del alcohol); El resultado de la multiplicación dará los grados por 100 mililitros de la bebida Multiplique este segundo valor por 7 (Kcal por gramo que da el alcohol), obteniendo así el número de Kcal por 100 mililitros de bebida (igual a la cantidad contenida en una copa de vino)

Efectos positivos del vino

  • Hoy en día se presta especial atención a algunos antioxidantes que tendrían un efecto especialmente positivo en el organismo. En particular, el vino tinto, a través de estos compuestos, es capaz de ejercer acciones favorables no sólo a la reducción de los riesgos cardiovasculares, sino también a la mejora del cuadro lipídico, al equilibrio hemostático, la tensión arterial, la sensibilidad a la insulina y al nivel de colesterol hdl.
  • El etanol, presente en las bebidas alcohólicas y en pequeñas cantidades también en el vino, parece estar relacionado con un efecto dilatador de las arterias coronarias y, por tanto, con una reducción de la incidencia de enfermedades cardiovasculares.
  • Los polifenoles, presentes también en el vino tinto, tienen la capacidad de eliminar de nuestro organismo los radicales libres, responsables del envejecimiento celular y quizás de la aparición de algunos tipos de cáncer.
  • Las características antibacterianas del vino tinto le conferirían la conocida capacidad digestiva.
  • Beber una copa de vino al día generalmente no es malo para la salud. El abuso de alcohol, por otro lado, como muestran muchos estudios epidemiológicos, se asocia con un aumento de la presión arterial en ambos sexos e independientemente de las diferencias raciales.

Controversias

Las mismas dos copas de vino al día, sin embargo, producen una fatiga hepática significativamente mayor que los beneficios cardíacos, especialmente porque el colesterol se puede controlar de manera efectiva por otros métodos. El vino es bueno para el corazón, ¡pero definitivamente destruye el hígado! Esto es lo que ha demostrado una investigación británica realizada en un gran número de bebedores «normales», su vida media es más corta que la de una muestra similar de no bebedores.

Conservantes sospechosos

Incluso aquellos que están dispuestos a condenar los alimentos industriales porque, por ejemplo, contienen el famoso E223, no saben que los vinos excelentes contienen metabisulfito. Incluso los vinos «orgánicos» a menudo se producen utilizando «muy poco dióxido de azufre». Los derivados del anhídrido sulfuroso, entre ellos el metabisulfito (sódico o potásico, E223 y E224), irritan el aparato digestivo y provocan alteraciones en el metabolismo de algunos aminoácidos y de la vitamina B1.

Por todas estas razones, aconsejamos beber con moderación y sobre todo… ¡BEBER BUEN VINO!

¿Te gustan y tienes curiosidad por los maridajes entre vino y comida? Mantente al día de los eventos que organiza EnoValencia. A menudo programamos maridajes interesantes y divertidos gracias a los cuales es posible aprender y pasar un buen rato en compañía.

Copas de vino: tipologías y características

Copas de vino: tipologías y características

La copa correcta para cada vino. El disfrute de un vino se obtiene también gracias a un correcto uso de las copas, un elemento insustituible que, junto a todos los demás, consigue que el vino exprese sus cualidades.
Tipos de tapones: ¿Cúal es el mejor para el vino?

Tipos de tapones: ¿Cúal es el mejor para el vino?

En el mercado se utilizan diferentes materiales para producir tapones para las botellas de vino, dependiendo de las exigencias de cada tipología: desde el corcho tradicional para los vinos evolutivos hasta el sintético, el de vidrio, el tapón de rosca o el de corona.
Los sulfitos en el vino y otros aditivos

Los sulfitos en el vino y otros aditivos

El vino es fundamentalmente zumo de uva fermentado, pero hay muchas sustancias, a veces producidas de manera natural por la misma uva y otras que se añaden que son muy importantes para la estabilidad del mismo y su elaboración. Los más conocidos, porque están indicados en la etiqueta, son los Sulfitos.
Cata de Vino: Como disfrutar del vino

Cata de Vino: Como disfrutar del vino

Hay muchos aspectos que hay que valorar para conocer y comprender las características de un vino. Vamos a ver los diferentes pasos que hay que seguir para disfrutar del mismo en la cata de vino.
Color de la uva, diferencias entre blancas y tintas

El color de la uva ¿Qué diferencia hay entre las uvas blancas y tintas?

No todos sabemos exactamente cuál es la diferencia entre la uva blanca y la tinta. Además, pocos saben que existen otros tipos de uvas con características muy diversas. Aquí intentamos aclarar un poco este tema ya que de ello depende realmente, el color del vino que bebemos.